Sérums: opiniones, cómo usar, tipos y precios en Perú

Diariamente, existen factores tanto internos como externos que afectan tu piel y cabello. Los factores ambientales suelen envejecer nuestro cuerpo y dañarlo con los años; y si no usamos las cremas y tratamientos adecuados, corremos el riesgo de acelerar este proceso. En el caso del rostro, es tu carta de presentación, por lo tanto, debes cuidarlo de la mejor manera, así como tu cabello que es el marco de esta carta de presentación. Una buena rutina es parte fundamental para el cuidado de tu cuerpo, así que en este artículo te hablaremos sobre un producto perfecto para que lo integres a tu kit de belleza: los sérums o sueros.

A pesar de que existen sérums para el rostro y el cabello, el enfoque de este artículo estará principalmente en los destinados al cuidado de tu cara… Pero no te preocupes. También te contaremos un poco sobre los sérums capilares.

¿Qué es un sérum?

Cuando hablamos de ellos podemos referirnos, como hemos mencionado anteriormente, a los que se aplican en el rostro o a los que se aplican en el cabello.

Un sérum facial se caracteriza por ser una fórmula de ingredientes activos concentrados. Su textura es ligera para una más rápida absorción, haciendo que llegue a las capas más profundas del rostro y alcance esos lugares que las cremas hidratantes no pueden alcanzar. Es importante que el rostro esté limpio al aplicarlo. Los sérums faciales no solo limpian e hidratan tu piel, sino que también te ofrecen un número de beneficios y soluciones, dependiendo de los ingredientes que contenga. Gracias a su alta concentración, permite ver resultados en menos tiempos. Mira sérums faciales haciendo clic aquí.

Mientras que los sérums capilares son cosméticos de base acuosa que también contienen una gran concentración de activos. Se utiliza para tratar la raíz del cabello en casos de falta de densidad y caída, actuando directamente en el núcleo del folículo piloso. También existen aquellos que reparan el daño en el tallo del cabello. Consigue sérums capilares haciendo clic en este link.

Tipos

Según las necesidades de cada tipo de piel, existe un sérum con ingredientes especialmente para ella. Solo debes determinar cuales son tus necesidades y luego decidir que sérum se adapta más a ellas. Por ende, las diferencias entre los sérums faciales se darán dependiendo de los componentes que estos contenga y los resultados que quieras lograr. Aunque sus ingredientes más comunes son Vitamina C, retinol, ácido hialurónico, entre otros.

Ahora, los sérums capilares se dividen en dos tipos: los que nutren e hidratan el cuero cabelludo y los que reparan el estado del pelo. Suelen venir en forma de crema o emulsión y en forma líquida, respectivamente.

Usos y beneficios

  • Los serums son poderosos agentes hidratantes que te permiten darle un aspecto más rejuvenecido a tu piel. Como se absorbe rápidamente, te ayuda a que la hidratación se mantenga y penetre las partes más profundas de la piel.
  • Promueven la creación de colágeno que sostiene nuestra piel y le ayuda a dar soporte. Si juntas tu sérum de preferencia con un dermaroller y verás mejores resultados.
  • Muchos de estos productos contienen ácido hialurónico. Este activo sirve para aportar hidratación y elasticidad a la piel, así como ayuda a aclarar manchas oscuras en la piel. Además de rellenar nuestra piel y les da volumen, lo que ayuda a reducir las arrugas. Es más efectivo al ser inyectado pero también pueden verse sus efectos al aplicarse en crema.
  • Los sérums tienen la capacidad de atraer y retener el agua, inmovilizando las partículas de agua y brindándole turgencia e hidratación a las células.
  • Además, participan de la regeneración celular.Es decir, su aplicación estimula este proceso y contribuye a la regeneración de la epidermis, de los tejidos conectivos y los tejidos articulares.

Cómo aplicar un sérum correctamente

  1. Limpiar el rostro y aplicar el líquido en las áreas mostradas.
  2. Vuelve a aplicar el sérum en las zonas que quieras tratas más a fondo.
  3. Aplica suavemente de abajo hacia arriba. Luego, de adentro hacia afuera, usando las yemas de los dedos.
  4. Masajea con la palma de tu mano el rostro para obtener una mejor absorción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *